El sector de la AUTOEDICION ha visto la LUZ. Un filón de ORO que crece a pasos agigantados gracias a la infiltración económica de autores que no logran acceder al mercado editorial tradicional y que, a través de esta via opcional, encuentran la posibilidad de publicar su obra y ver así realizado su sueño. En un momento en el que para un autor que empieza es prácticamente imposible firmar con un sello tradicional, la autoedición se ha convertido en el NEGOCIO, llenando con sus servicios esa grieta de decepciones, esperanzas rotas. Rechazos, largas esperas, frustraciones e indiferencia, a la que ha de enfrentarse cualquier escritor tras el envío de su manuscrito a una editora o agencia literaria. Circulo Rojo, una de las pioneras en autoedición, se enorgullece de ser la auto editora que mas publica en Europa (articulo publicado en europapress Almería 03/02/19) Cuentan con mas de 9.000 escritores y han publicado unos 12.000 títulos, según afirma su director, Alberto Cerezuela. Y todo esto, en beneficio del autor, concluye. Cerezuela expone también que un autor es libre de autoeditarse para sacar mas rendimiento económico a su trabajo que el diez por ciento que le ofrece una editora tradicional. Aquí habría que matizar varios puntos, pero quizás lo esencial sea, que la editora vive de la venta de libros, lo que la “obliga” a distribuirlos, promocionarlos e intentar darles la mayor visibilidad posible en propio beneficio. Lo que una auto editora, cobra al escritor por el servicio prestado y punto. A ellos les trae sin cuidado que tu libro se venda o no, puesto que no comen de ello.
Personalmente, haber tenido la experiencia de publicar de forma tradicional y también autoeditándome, me da la posibilidad de mirar de cerca ambas opciones. Y, a día de hoy, me sigo inclinando por el camino tradicional, como la mejor opción a largo y corto plazo. Tambien la mas acreditada y segura. Como ya he dicho, las posibilidades de ser elegido por una editorial tradicional hoy día son escasísimas, pero !ojo! el camino que hay que labrarse tras haberte auto publicado es duro. Penoso. Me atrevería a decir que hasta INSUFRIBLE. Aún así, hay que agradecer a las auto editoras que estén ahí, ya que cuando no existían, la mayoría de manuscritos acababan olvidados en cualquier cajón o, como alimento de llama de chimenea.

By |2019-04-04T20:58:22+00:00febrero 6th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto