Cuando estas convencido de algo no hay necesidad de reivindicaciones. Pero cuando elevas al grado publico una debilidad o complejo ( que no es otra cosas que una manera subjetiva de ver algo, no por ello real o cierta) pones tus dudas en los ojos de otros, que acabaran viéndote como tu te muestres. Con todos mis respetos, jamás pensé en la mujer como un ser inferior a otro, hasta que ellas mismas, con sus empecinadas cruzadas, me han hecho pensar en ello. La aprobación, al igual que la autoestima o el reconocimiento, deben nacer de ti. Solo así se consolidan en una convicción firme y fuerte, que perdura y se afianza en el tiempo.

Las banderas siempre necesitaran del soplo del viento para sentirse agitadas.

By |2019-03-06T16:41:25+00:00marzo 6th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto