Cambia en la vida los propósitos, las metas, los deseos, los sueños y las prioridades. Todo se vuelve mas sencillo y menos ostentoso a medida que maduras. Lo que verdaderamente importa viene de la mano de los años. La brevedad del tiempo te hace menos exigente y mas moderado. La experiencia adopta la forma de esa vocecita que te advierte ante una decisión o un peligro, y te hace a la vez un poco mas sabio. El destino deja de ser la suma de sueños y deseos a cumplir cuando ves que el día a día va dando forma a tu vida, y poniendo un punto y aparte en cada frase. Todo se va resolviendo mas o menos a medida que la vida procede… a media que vives, a medida que sueñas. A fin de cuentas, la realidad, fue antes que real un pensamiento o, puede, que una quimera.

By |2019-04-04T20:58:12+00:00febrero 26th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto