Las decisiones mas acertadas proceden casi siempre de la intuición; ese aviso de la mente al que menos atención se presta.