Con motivo de mi estancia en Ávila y siguiendo la promoción de mi última novela ‘A Los Ojos De Dios‘, Ávilared  ha publicado una entrevista en la que se hace también una magnifica reseña de mi nuevo thriller

Ávila se convierte en inspiración para la tercera novela de Domingo Terroba

Sin duda, Ávila tiene carácter, historia, belleza, rasgos esenciales para despertar entusiasmo, inspiración para crear una trama, sea cual sea el género literario. Pasear por sus calles influye en el ánimo, y dependiendo de la época del año, el escenario cambia de forma drástica.  Sin olvidar que esta ciudad es la casa, la huella, la identidad de un personaje que a mí me fascina y a la que llevo leyendo, siguiendo como fan encarnizado durante muchos años: Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, más conocida como Teresa de Jesús.

Terroba ha hallado en la novela negra su voz como autor

Como dice el @Diario de Ávila, en la novela negra he encontrado mi propio hueco, un pequeño nicho para definirme como escritor de thrillers. Y, es que, me fascina este género literario donde la intriga juega un papel importantísimo, diría que es el pilar donde recae todo el peso de la trama. ‘A Los ojos de Dios’ es una novela que se lee de un tirón, dicen, pero a veces las cosas sencillas son las que toman más tiempo y requieren de más trabajo. Mi idea inicial era tejer un argumento donde la ley mosaica y, en concreto, la personalidad rígida de un judío ortodoxo llevaran la voz cantante, pero poco a poco y, a medida que escribía, la historia fue girando sobre un eje diferente, tomando forma de un relato oscuro, asfixiante, estremecedor, del que no tenía idea de como iba a acabar. Y, no me di cuenta de esto hasta bien avanzada la novela, cuando yo mismo empecé a experimentar parte de la tensión que desprendían los personajes.

La inspiración está sobrevalorada”.

Es curioso, pero la inspiración me resulta más fácil en lugares fríos, donde la lluvia y la nieve hacen presencia. No soy de climas cálidos ni llevo bien el calor. De todos modos, la inspiración está sobrevalorada. No es más que un estado de conciencia escurridizo, capricho, no permanente, que a veces llega solo y otras se hace rogar.  Escribir es un trabajo como otro cualquiera, solo que depende la parte creativa del cerebro, de ahí que los que nos dedicamos a unir letras y darle forma tengamos un temple algo distinto. Quizás somos más sensibles, con un estado de ánimo propicio a los altibajos. No quiero decir que sea así siempre, solo que se da esta premisa en ciertos escritores.

Reconozco que escribir para mí supone esfuerzo, dedicación, y a veces es frustrante cuando quieres y no puedes. Cuando pasan las horas y los días y ves que nada de lo que acude a tu cabeza te gusta. Otras veces te inflas a escribir y cuando lo lees acabas borrándolo todo.  Aunque lo más tedioso son las correcciones, cuando acabas la novela y te das cuenta de que es justo cuando debes empezar a escribirla.

En fin, no quiero cansar con cosas que pertenecen al ámbito de la escritura sin dejarme atrás el momento de la culminación; de la dicha, de la recompensa, cuando recibes una caja de la editorial repleta de ejemplares. Es un momento indescriptible. Una borrachera de ego.

 

 

Quedo agradecido a Ávilared por la publicación de esta estupenda entrevista-reseña.

No conocía bien la ciudad y me ha enganchado. Aparte de la cultura, la belleza y la historia, tiene algo que me aporta calma, y para mí, sentirme apaciguado es un estado de conciencia del que no suelo disfrutar a menudo. En Ávila lo he encontrado.

Gracias.

Puedes leer la entrevista completa en este enlace:

https://avilared.com/art/56948/avila-se-convierte-en-inspiracion-para-la-tercera-novela-de-domingo-terroba?fbclid=IwAR2BT8d0VSURLB-A9BvQ9gT7YvBrgkg17dt8Egc1eHQMjI8MA2GKtgnENUg