Era un niño risueño, hasta que me dijeron que parecía tonto. Se desdibujó mi sonrisa y se oscureció mi infancia. Empecé a ser como los demás… ya no parecía tonto, pero era infeliz. Un adulto es la prolongación del niño en el tiempo.

By |2019-04-11T20:49:03+00:00abril 11th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto