«La mente selecciona aquellos recuerdos que por alguna razón no deja que caigan en el olvido, aunque no por ello sean los más relevantes, ni siquiera los mas añorados. Son vivencias impregnadas de emociones que aletean en la memoria».

Domingo Terroba.