No soy el resumen de mi perfil, ni la suma de «me gustas», ni el grosor de mis seguidores, ni el grupo a quien sigo. No soy lo que refleja la foto, ni la reflexión de un momento, ni las ganas de un día, ni la pereza del comienzo. No me define lo que pienso ni lo que expongo, sino lo que siento. Mi yo virtual podrá abarcar la extension del Universo de las redes, pero jamás lograra tocar un solo sentimiento. Entre lo aparente y lo oculto hay una grieta por donde atajo y me defino. Y, es quizás ahí a donde me encuentro.

By |2019-01-28T23:09:05+00:00enero 28th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto