Muere Luke Perry y yo me veo frente al televisor viendo sensación de vivir mientras la vida pasa de lado, en un abrir y cerrar de ojos. La muerte es aquello que mas tememos y de lo que deseamos mantenernos a salvo a cualquier precio, porque la vida con todos sus entresijos, altibajos y contratiempos, es el mejor de los regalo. Un posible accidente realmente vello, diría. Siempre resulta injusto que alguien muera relativamente joven, pero teniendo en cuenta que la muerte es lo mas cercano y presente en la vida, no es de extrañar que hago acto de presencia cuando le viene en ganas. Ver morir te hace reflexionar sobre lo torpemente que entendemos la existencia; afanados en la lucha por el liderazgo y defendiendo ideologías políticas, de genero y religiosas que solo acarrean innecesarias fricciones. Vivir es sencillo pero lo convertimos en algo realmente complicado. Para disfrutar de la vida posiblemente haya que dosificar el contacto con esta sociedad cada día mas contaminada de estupideces, donde banalidades como nostros-as españolas-les y un sin fin incongruencias a cual mas imbéciles, se ha convertido en algo a defender a capa y espada, dando de lado a lo que realmente importa. Cuando el final se acerca parece que nos volvemos mas sensibles, compresivos y también mas sabios. Tarde o temprano todos cruzaremos ese limite que nos coloca al otro lado de lo certero, de lo visible, de lo palpable… ¿Merece entonces la pena dar prioridad a tanta fealdad? Descanse en paz un actor, una persona, un ser humano; Luke Perry. Hasta luego!

By |2019-03-04T21:40:28+00:00marzo 4th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto