Perplejo ante la palabrita que la “ministra” de JUSTICIA dedicada a Marlaska y anteriormente el periodista Arcadi Espada al tal Rufian, se me viene a la cabeza un atracón de arte para contrarrestar los efectos nocivos de la mierda que nos lanzan desde los medios, sea cual sea, cada santo día del año. De ahí que, Adivina quién viene a cenar esta noche, no perderá vigencia nunca a pesar de sus 60 años de vida, y menos aún en los tiempos que corren, y en una sociedad autoproclamada liberal y progresista que no se enerva hasta que el Maricón o el Negro de turno cae sobre el tejado de tu casa y termina sobando en el sofá de tu salón. Y… ¿ahora qué?

 

Stanley Kramer supo llevar a la pantalla con maestría y desbordado talento un tema peliagudo y extremadamente complejo _ de siempre y para siempre_ en una comedia que no deja de ser un dramón, y que refleja a voz en grito la falsedad y la hipocresía de la sociedad en que vivimos; llamase latina o sajona. Me quedo pues con esta película-obra de arte y con ese elenco espectacular de Actores (aquellos que sabían del oficio de interpretar), y olvido la zozobra de gente que pulula por el celuloide de los marranos esporádicamente y en una trayectoria meteórica hacia el estrellato; contra la pared.

 

Felicidades mi querido Spencer Tracy y amada Katherine Hepburn.

By |2018-09-25T11:00:42+00:00septiembre 25th, 2018|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto