Cuando hice esta foto tuve que esperar a que se despejara la calle de turistas para lograr la instantánea. Ahora, parece como si la hubiera hecho ayer. Elijo esta imagen como muestra de mi pesar por todos los que se están yendo en completa soledad. El mundo está de luto. Cada cual interpreta el duelo a su manera. A mí no me va los balcones engalanados de sonrisas, ni los aplausos desde las ventanas, ni el descubriendo de nuevos héroes, ni que me digan que todo va a ir bien. Nunca he sido amigo de echar mano al optimismo para aliviar mi ánimo, mucho menos para barnizar de la realidad. El dolor no entiende de psicología; duele. Y solo la mano del tiempo apacigua la pena. Esta tragedia va a dejar huellas en la mente difícil de paliar. Cuidar de los pensamientos y estar atento a las emociones puede servir. Sobre todo distanciamiento. Ahora más que nunca, la mente necesita descanso y distracción.

By |2020-04-13T11:19:09+00:00abril 13th, 2020|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto